Taller de Escritura con Javier Sagarna

13:18 Gloria Martínez Villamandos 0 Comments



A veces me pregunto como he llegado a esta situación. Debía de haber sido poco a poco, con una lentitud tan abrumadora que ni siquiera me había dado cuenta. Debía ser así, tenía que ser así. Al menos me gusta creer que de haberme dado cuenta de lo que estaba sucediendo habría tenido el suficiente amor propio como para revelarme. A menudo me gusta contentarme a mi mismo pensando esto, quizás por autocompasión, quizá para consolarme de algún modo. Pero lo cierto y verdad es que el proceso que me había traído hasta aquí era lo de menos. De un modo u otro había acabado reducido a la mínima expresión de mi mismo, a una burla cruel de lo que antes había sido, a una sombra, a menos que un recuerdo. Pero lo peor de todo, lo realmente imperdonable, es que ni siquiera me importaba. Yacía replegado sobre mi mismo sin otro objetivo que el de continuar. 


Quizá también te guste...

0 comentarios: